Heroe español en la Guerra Independencia Americana

#1
La figura del malagueño Bernardo de Gálvez, nacido en Macharaviaya en 1746, ha sido el eje sobre el que ha girado la parada militar celebrada hoy en el muelle 2 del puerto de Málaga, que ha sido seguida por el público desde el Palmeral de las Sorpresas. Los legionarios han desfilado en homenaje al general malagueño, que fue un destacado militar y héroe de la guerra de la independencia norteamericana. De Gálvez, que es ciudadano honorario de los Estados Unidos, sobresalió por su participación en la batalla de Pensacola.

En la parada militar han participado una unidad de honores compuesta por una sección estadounidense, que ya lleva unos días en Málaga, a bordo del destructor McFaul, y una compañía del Tercio Don Juan de Austria, tercero de La Legión. También ha estado la bandera de combate del citado tercio legionario, la unidad de música y la banda de guerra de la BRILEG y una escuadra de gastadores. El general de división, Miguel Martín Bernardi, jefe del Mando de Fuerzas Ligeras, ha presidido la parada militar. Han asistido, asimismo, el jefe de la brigada de La Legión, Juan Jesús Martín Cabrero; el comandante jefe del buque americano, capitán de fragata Michael J. Gunther, y el presidente de la asociación cultural Bernardo de Gálvez y Gallardo, Miguel Ángel Gálvez.

Las unidades han entrado desfilando a paso ordinario en el muelle 2, con los guiones de la BRILEG y del tercer tercio a ambos lados de la presidencia. A los sones del himno nacional se ha incorporado la bandera de España del tercio Don Juan de Austria. A continuación, se ha hecho lo propio con la bandera norteamericana y se ha escuchado el himno de los Estados Unidos.

El presidente de la asociación Bernardo de Gálvez y el general jefe de las Fuerzas Ligeras han pronunciado unas palabras en las que ha recordado al militar malagueño. Luego se ha celebrado el homenaje a los caídos. El acto ha terminado, tras la despedida de ambas enseñas nacionales, con el desfile de la Unidad de Honores.

Fotogaleria:
► Mostrar Spoiler
Bernardo de Gálvez
Imagen
(Macharaviaya, España, 1746 - Tacubaya, actual México, 1786) Militar y administrador español. Hijo de Matías de Gálvez, vizconde de Galveston y virrey de Nueva España, Bernardo de Gálvez ingresó muy joven en el ejército, y con el grado de teniente de infantería intervino en la campaña de Portugal (1762); poco después marchó a América, donde en 1765 ya había adquirido fama en sus combates contra los apaches. Al cabo de siete años regresó a España, y posteriormente sirvió durante algún tiempo en Francia, donde completó su formación militar. En 1775 participó en la expedición de Alejandro O'Reilly contra Argel; herido de gravedad en el desembarco, fue ascendido a teniente coronel.
En 1776 pasó a América como gobernador de Luisiana, donde se casó con una nativa mestiza india-francesa, con la que tendría tres hijos. En la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783), Bernardo de Gálvez tomó partido por los independentistas norteamericanos contra los ingleses, y tomó en 1779 varios fuertes británicos (Manchac, Baton Rouge y Paumure de Natchez) en diversas acciones militares que supusieron en 1780 su ascenso a mariscal de campo.

Viajó entonces a Cuba para reclutar más hombres y fortalecer la intendencia de sus tropas, y atacó luego en Florida a los británicos, a los que derrotó en Mobile (1780) y Pensacola (1781), recuperando así enclaves estratégicos para la corona española y culminando la conquista de Florida Occidental. Por estas victorias Carlos III le concedió la capitanía general de Luisiana y Florida y el título de conde de Gálvez (en cuyo escudo, a petición real, figuraron un bergantín y la leyenda “Yo solo”).

Tras su designación como capitán general de Cuba, en 1784 sucedió a su padre como virrey de Nueva España, puesto en el que debió afrontar los efectos de una grave hambruna, que combatió impulsando importantes obras públicas. Bernardo de Gálvez resultó un virrey muy popular. Asistía con asiduidad a romerías, fiestas públicas y corridas de toros; durante una serie de duras heladas que azotaron el virreinato, costeó de su propio bolsillo la compra de frijol y maíz para los pobres. Inició la instalación del alumbrado público y la construcción de las torres de la catedral de México, ordenó la reconstrucción del castillo de Chapultepec y continuó con la construcción de la carretera a Acapulco.

Fuentes:
► Mostrar Spoiler

Bernardo de Gálvez

#2
Si digo que esta persona tiene una ciudad con su nombre en su honor en EEUU y que desfiló a la derecha del mismísimo George Washington en el desfile de la victoria de la guerra de la independencia de EEUU contra Gran Bretaña, puede resultar increible, pero es completamente cierto.

Y es que este español, Bernardo de Gálvez, iba a lograr grandes hazañas con el fin de preservar un imperio colonial, aunque resulte paradójico que semejante ayuda a los estadounidenses fuera tan poco tenida en cuenta por ellos y que a la mínima nos atacasen para obtener el territorio que le ayudamos a obtener o que obtuvimos de los ingleses tras la guerra.

Bernardo de Gálvez nació en Macharaviaya en la provincia de Málaga en 1746, sólo 5 años después de una gran hazaña llevada a cabo por Don Blas de Lezo, otro grande al que le dedicaré una entrada en un futuro. A muy temprana edad ingresó en la academia militar de Toledo y posteriormente participó en numerosas guerras tanto en Europa, América y el norte de África, donde recibe múltiples heridas pero donde empieza a demostrar su valía.
Pero su padre, con un cargo colonial importante en el territorio actual de EEUU lo llevó de vuelta a América. Esto le ocasionó una fama de enchufado, aunque el tiempo y sus acciones iban a demostrar que no era así. Tras la guerra de los siete años, España perdió Florida, pero Francia en compensación por su apoyo le cedió la Luisiana (un territorio extenso, aunque en la actualidad esté reducido a sólo un estado en EEUU, y del que podeéis ver en la foto su extensión cuando EEUU la compró a Francia en 1804). Bernardo fue nombrado gobernador de la Luisiana occidental en 1776 (que incluía entre otras zonas territorios de Texas, Nuevo México y Colorado).

Entre sus medidas, refundó una ciudad en Texas, que llevó su nombre en su honor: Galvez Town, que con el paso de los años pasó a ser Galveston, ciudad que en la actualidad está hermanada con Málaga debido a Bernardo. (http://es.wikipedia.org/wiki/Galveston).
Pero mientras todo esto ocurría, se estaba desarrollando la tan cacareada guerra de la independencia de los EEUU. Aunque la postura oficial de España fue de una neutralidad inicial, Gálvez y sus hombres fueron suministrando armas y pertrechos a las milicias sin descanso. Las razones de esto radican por un lado en la fuerte enemistad anglo-española de la época, en parte por la rivalidad colonial, y por otro lado en que los sectores más importantes de la sociedad española en la Luisiana veían la pérdida de Florida como un insulto de modo que cumplían su venganza poco a poco ayudando a los enemigos de Gran Bretaña.

Gálvez centró su tácticas de dos formas distintas: La primera consistío en permitir el paso de milicianos yankees por todo su territorio, al mismo tiempo que los pertrechaba y obtenía información de ellos. Y la segunda, sabiendo que el puerto de Nueva Orleans era muy estratégico para los ingleses, mediante un golpe de mano, lo bloqueó y asaltó y capturó los fuertes cercanos utilizando una mezcla de tropas coloniales y españolas. Con esta acción expulsó la amenaza inglesa de la cuenca del rio Mississipi. Pero todo esto, sumado a la delicada situación diplomática, desembocó en una guerra formal entre España y Gran Bretaña. Aunque los ingleses tenían varios frentes abiertos (asedio de Gibraltar, peligro de invasión por parte de Francia, la zona del caribe y la propia guerra en EEUU), su potencial era tan elevado que aún así el imperio colonial español corría peligro. Entonces Gálvez ideó dos golpes de mano aprovechándose que los mensajes de declaración de guerra entre España y Gran Bretaña llegaron antes a las tropas españolas en América que a las inglesas.
Por un lado asaltó la Florida Occidental tomando las ciudades de Mobila y Pensacola y por otro tomó las Bahamas y amenazó con tomar más islas caribeñas. Los ingleses, habiendo sufrido varias derrotas, y viendo peligrar gran parte de su imperio, accedieron a firmar la paz. Tras esta guerra España recupero Florida en su totalidad y se ganó “momentaneamente” el apreció de la cúpula de poder estadounidense. Como mencioné al principio, desfiló junto a Washington en el desfile de la victoria, un honor tan grande como olvidado.

Todo esto le valió muchas condecoraciones y reconocimientos, llegando a ser el virrey de Nueva España tras la muerte de su padre en 1785. Pero, sólo pudo disfrutar un año del cargo, pues murió en 1786, no estando claras las causas de su muerte. Y no están claras porque se sospecha de que pudiese ser envenenado, debido a las envidias que despertó su persona tanto en América como en la propia España. Tras su muerte, su cuerpo fue trasladado a Ciudad de México, donde reposan sus restos actualmente.

¿Y qué se puede sacar de todo esto? Primero que los españoles tendemos a olvidar nuestra historia, echándola al baúl del olvido, y que sólo la sacamos para denostarla e insultarla. Evidentemente las acciones de Gálvez no fueron pacíficas, pero dedicó su vida a lucha por lo que creía y que eso permitió disfrutar a España de un status importante en América durante muchos más años.

Respecto a los reconocimientos, Gálvez tiene su cierta reputación en EEUU, pero el hecho del abandono español a su causa, ha significado que por ejemplo Francia, que aunque ayudó también en la guerra, se haya llevado todo el mérito cuando es cierto que no fue tan decisiva como lo fue España por tierra y mar. Tal es el punto, que el francés encargado de la ayuda a los americanos, el Marqués de La Fayette sea considerado como el gran héroe extranjero de la guerra (habiéndose rebautizado una ciudad en su honor en Louisiana), condenando a un segundo puesto al hombre que si se partió el pecho por EEUU (aunque fuera porque eso le convenía a su país), el gran Bernardo de Gálvez.
Imagen
Responder

Volver a “Historia y cultura militar”